Últimos temas
» Este es el nuevo censo, no es un simulacro
Sáb Jul 16, 2016 1:28 am por Lu Han

» Registro de Grupos/Rangos
Jue Mayo 21, 2015 4:52 pm por Han Sang Hyuk

» Let me know {Priv. Taehyung}
Jue Abr 16, 2015 10:13 pm por Jeon Jung Kook

» Academia ShowON ♛ Élite
Mar Abr 07, 2015 12:00 am por Jeon Jung Kook

» Noticia de último minuto
Dom Abr 05, 2015 10:09 pm por Lu Han

» Never found a love like you - {Kim Joon Myun}
Sáb Abr 04, 2015 12:05 pm por Wu Yi Fan

» Desmaius (Afiliacion elite)
Jue Abr 02, 2015 4:15 pm por Invitado

» My brand of heroin {Normal||Apertura}
Jue Abr 02, 2015 3:35 pm por Invitado

» Sueños de Arianth {Afiliado normal}
Jue Abr 02, 2015 3:22 pm por Invitado

dust to dust
Últimos temas
I
II
III
IV
©
Bienvenido/a Invitado
Es exactamente lo que crees que es. Un foro sin trama alguna sobre idols coreanos con más dinero que cabeza. Únete a nuestra lucha malvada por conquistar el mundo.
Cosas que hacer:

—Leer las reglas
—Leer el f.a.q
—Rolear
Noticias
[07/03/15]: Primera Actividad
La primera actividad del foro ha sido iniciada. No sean malos y participen o me encargaré de descuartizarles a todos. Más información aquí
[27/02/15]: Gente Inactiva
El grupo de 'Inactivos' ha sido implementado de nuevo. Una lista completa de la gente inactiva y cómo recuperar tu color, por acá
—[12/02/15]: Limpieza de afiliados
—[04/01/15]: Los resultados de la encuesta
—[04/01/15]: Cambio de Skin
—[04/01/15]: El foro cumple medio año.
—[23/12/14]:Encuesta del Foro.
—[04/08/14]: Primer Artículo de la Gossip.
—[04/07/14]: Inauguración del Foro
—[25/06/14]: Creación del Foro
Gossip Girl
Perfil
Jeon Jung Guk
Perfil
Lu Han
Perfil
Song Min Ho
personaje destacado
from when and until where
Tema destacado
Créditos
Gracias a Blu por ayudarme y corregir los pequeños errores porque siempre termino arruinando todo de alguna manera, por sus codes, por algunas imágenes y por la mayoría de este skin, la verdad. Gracias a los fotógrafos de las imágenes, apropósito. Gracias a Carly por ser hermosa y ayudarme en este proyecto (y en muchos más la verdad). Gracias a Rose de Glintz por sus tutoriales en las templates. Gracias a Nell de Serenditipy por el tutorial de los botones.

En general, aconsejaría no copiar y ser original, pero porque no hay mucho de dónde plagiar, todos los foros de kpop tienen esta historia.

En fin, la edición de las fotos es nuestra, y del diseño de codes/html/css (o del usuario según corresponda) atrévete a plagiar alguna y te asesinaré mientras duermes ♡
nuestros afiliados
Hermanos Élites
Dot Boundary The 100 RPG http://i.imgur.com/siGWc29.jpg
Normales

... 星夜的回忆 — Yi-Ge.

 :: the world :: china

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

... 星夜的回忆 — Yi-Ge.

Mensaje por Wong Yi Bo el Mar Dic 23, 2014 7:04 pm

... 星夜的回忆
No necesitaba más que recoger la maleta granate en la que había guardado ya parte de su ropa, teniendo otra más pequeña con zapatos y algunas cosas más que no cabían. A desgracia de todos los miembros de UNIQ, la instalación eléctrica del piso en el que vivían se había estropeado, y aunque la idea de irse a un hotel parecía la más coherente, para Yuehua era un gasto más del que no pensaba hacerse cargo, puesto que ella se ocuparía de los gastos de reparación del piso. Alargando aquella fatal noticia en días de invierno como en los que ya estaban, cada uno debía buscarse un lugar en el que quedarse durante un tiempo. Unos se habían quedando en sus casas familiares, otros con algún familiar, él en cambio no tenía a nadie en la ciudad, su familia estaba lejos y el ocupar la casa del familiar de otro le parecía una idea desastrosa, además de poco práctica. Iban a estar un tiempo del todo desorganizados, pues si viviendo juntos ya era complicado el ir y venir de Corea como si fuesen a un restaurante de la esquina, teniendo que recoger a cada uno en un punto de la ciudad, estaba seguro que iba a ser aún peor. Además, había un factor muy importante que compartía con otro de sus compañeros: La escuela. Mientras que los demás ya estaban en la universidad o habían aplazado sus estudios, ellos dos no podían, tenían un ritmo de estudio más severo por ser estudios obligatorios y no optativos. Por esa misma razón, a sus dos maletas le acompañaba la bolsa donde tenía libros y demás cosas que necesitaría, solo faltaba un pequeño detalle por solucionar, el dónde ir. Aún a unas horas de tener que marcharse de allí de forma obligatoria, no le había dicho a nadie que no tenía donde ir, al revés, les había dicho a todos que iría a casa de un familiar o un amigo, evitando la dirección hasta que de verdad encontrase un lugar donde quedarse. Era el único que quedaba en casa a excepción de Wen Han, quien aún recogía unas cosas que necesitaría para uno de los próximos viajes a la península coreana. Él, había puesto la excusa de su salida nocturna con el irse de forma definitiva, por eso, únicamente le quedaba que el mayor marchase antes y no viese sus maletas. No iba a quedarse en la calle, encontraría un hotel barato o algo similar, pero sería al día siguiente y con las maletas ya en mano, también estaba el problema de ser menor, aunque quizá pudiese rogarle a su manager a cambio de que ninguno de los chicos se enterase, no quería presiones, sentía que ya bastante hacían por él en el día a día.

Soltando un suspiro pesado, miró el reloj de su teléfono y al ver que ya era tarde, se puso en pie para poner sobre la mesa la bolsa de comida que había comprado hacía apenas un rato, era lo único de lo que se encargaba esa noche así que se había encargado de comprar bastantes cosas, tanto saladas como dulces. Ya conocía el gusto del mayor a la hora de comer o beber, y era algo de lo que se aprovechaba cuando quería ganárselo por el estómago. Con un pie movió las maletas y se acercó a la habitación del mayor, viendo como este se colocaba la mochila a los hombros. ¿Te cabe todo ahí?creyendo de verdad que se iba a llevar una maleta tan grande como él mismo, se acercó para revisar la habitación, viendo que en realidad, por encima, se veía igual. El mayor de forma rutinaria lo observó y cuestionó si se iba a ir ya, no le sorprendía, puesto que imaginaba que ninguno le había creído. Que sí, ahora me iré, he quedado de noche así que aún es pronto...soltó un suspiro inaudible y se echó el cabello a un lado, ayudándole a cerrar la puerta, no hacía falta apagar las luces, no tenían en ese momento. El mayor, dispuesto a decirle algo fue arrastrado por el propio Yi Bo hacia la entrada, algo brusco para que entendiese que todo estaba bien. Mañana nos vamos a ver gege, vamos.Y de esa forma, logró la soledad que tanto había deseado desde hacía unas horas. No estaba mal, de hecho, estaba ilusionado por esa noche con Yi Fan, quería compartir ese momento con él, algo que ambos necesitaban ya que les ayudaría a despejarse del trabajo y problemas personales. Todo el mundo tenía problemas, hasta la persona más feliz del mundo, por eso estaba de más decir que todo iba perfectamente. Mentira, y si era verdad, esa persona debía de ir a un programa de gente especial.

Faltaba poco para las diez de la noche y por obvias razones el piso estaba completamente oscuro, algo que le desagradaba tanto como para salir al balcón y estar agachado en él, siendo iluminado por los centenares de luces que le rodeaban, así era gran parte de China, todo contaminación y veneno para la tan supuesta amada naturaleza del país. Abrazado a sus piernas y con el mentón puesto entre sus rodillas, se dedicó a mirar a los coches pasar, alguna ambulancia y coche de bomberos, algo bastante aburrido en otra ocasión, pero en ese momento era bastante agradable, sin contar el frío que tenía metido en el cuerpo. Miró el teléfono una vez más, Yi Fan no le había dicho a qué hora exacta iba a ir, pero no creía que tardase mucho más, y lejos estaba la idea de que se había olvidado. Sabía bien que al mayor le gustaba tanto la galaxia como a él bailar, era algo que no podía poner en duda. Rapeando en voz baja una de las tantísimas canciones que tenía incrustadas en la cabeza sin razón alguna, se quedó mirando un punto fijo hasta que escuchó el tan deseoso teléfono, era Yi Fan. Ahora bajoprecipitado en su respuesta al oír que estaba frente al edificio, se puso en pie y cerró bien la puerta del balcón, acto seguido, se puso la bolsa donde llevaba cosas como la cartera y demases a un hombro y, tomó la bolsa algo pesada con la mano contraria para compartir peso. Sin más que hacer, salió de casa y bajó inquieto por el ascensor. No tardó demasiado hasta que llegó al hall del edificio, pero cruzó este como si hubiese un fantasma en cada esquina, y aunque no fuese así, él tenía la sensación de que no estaba solo. Obviamente era simple paranoia, pero era incurable. Coche negro...susurró hablando consigo mismo, tanteó más de una decena de coches hasta que logró visualizar al más alto salir del coche. Rápido y no por él, si no por el más mayor, se acercó hasta él y colocó la bolsa en el hueco libre del maletero. Hace fríoaplazando el saludo hasta que estuviesen a solas y a resguardo del frío, entró en el coche, sentándose y poniéndose el cinturón con velocidad.
Wong Yi Bo
MALE IDOL

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2014
Edad : 19
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ... 星夜的回忆 — Yi-Ge.

Mensaje por Wu Yi Fan el Jue Ene 22, 2015 2:58 am

El extraordinario mundo de las drogas suele quitarte más de lo que te aporta, y esto es sabido por cualquiera que tenga cuatro dedos de frente: tanto la salud física como mental se ven devastadas conforme la ingesta de pastillas y medicamentos lejos de la legalidad sanitaria se va convirtiendo en un hábito imposible de frenar; además, no sólo es algo nefasto para la propia persona que las consume, sino también para todo aquél que la rodea o contribuye a formar parte de su vida. Por si fuera poco, las puertas abiertas de par en par celebran tu estúpida bienvenida, pero escapar de ese terrible laberinto es otra historia aparte: aunque la desintoxicación sea el primer paso hacia la libertad, todavía quedarán demasiados obstáculos que salvar. Yifan conocía dicha trayectoria como la palma de su mano. Hace alrededor de medio año, tras su segundo regreso de Canadá, Yuehua Entertainment se convirtió en uno de los objetivos por los que apostar su carrera. No obstante, su petición fue denegada una, dos y hasta tres veces consecutivas a causa de ciertos rumores que lo enrolaban con prácticas indecentes de cara al mundo del espectáculo, rumores que se desmintieron a duras penas con el paso del tiempo. Al menos, la experiencia no finalizó ahí y tuvo la mínima oportunidad de aumentar el número de compañeros a los que añadir a su lista de contactos. Un grupo compuesto por tres muchachos chinos y dos jóvenes coreanos debutaría en unos cuantos meses después, y la amistad con cada uno de ellos –sobre todo con el menor de los cinco– se fue afianzando a medida que las visitas a la compañía se volvían rutina para la vida de Kris, pues aún estaba pendiente de aclarar varias cosas que lanzarían su estrellato por la borda. “Cuando entras, es imposible salir”.

Te veré mañana —recordaba haber pronunciado tales palabras con suma claridad. Al igual que él, Yibo atravesaba el vestíbulo dispuesto a regresar a casa. El resto hubo salido mucho antes que ellos, mas ese par de dos decidieron quedarse charlando hasta que la propia empresa anunció el toque de queda. Posiblemente, sería incapaz de olvidar lo que ocurriría a continuación: en plena entrada, una furgoneta oscura estaba a la espera de que alguien saliese de allí. Sin darle demasiada importancia, Yifan torció hacia la izquierda una vez se despidió del menor y continuó su camino en silencio. De haber sabido que los hombres de la furgoneta se abalanzarían sobre su amigo y se lo llevarían entre forcejeos delante de su propia cara, nunca se le habría pasado por la cabeza dejarlo solo. Las semanas siguientes a este hecho fueron un completo y desastroso infierno. UNIQ se había puesto en su contra y los secuestradores habían confirmado que el rapto del chico fue a causa de unas deudas pendientes del ahora actor en cuanto a “mercancía” y dinero. Si eso era lo que querían, se lo daría. Les daría cualquier cosa a esas alturas por tenerlo de vuelta sano y salvo. Al fin y al cabo, aquel tema no les debía repercutir a ellos, personajes ajenos a sus errores del pasado. No iba a posicionarse en contra de los demás por ello. Estaba claro que se había ganado el desprecio de la mayoría del grupo a pulso, ni qué decir tiene que el líder en China ya lo situaba en sus radares de alerta. Algún día el mal trago sería guardado bajo llave en lo más profundo de los recuerdos. Por el momento, lo único que se le permitía hacer era proteger a ese chaval y enmendar aquella fatídica metedura de pata que les costó un susto tremendo y, en lo que a Kris respecta, el sueldo de cuatro o cinco años.

Estoy aquí, busca un coche negro —escaso en detalles, pues no había mucho que decir al respecto, salió del vehículo y esperó contra éste a que el joven bajase. Estaba al tanto de la situación del piso conjunto, así que se ofreció a cuidarlo hasta que la instalación eléctrica del lugar dejase de dar fallos. Ésa sería la primera noche que pasarían juntos y el mayor había preparado una pequeña sorpresa para él: por muy estúpido que sonase al mencionar la galaxia con un tono de voz infantil, en realidad sí sentía una enorme atracción hacia cada una de las estrellas del firmamento y necesitaba compartir esa curiosa afición que mantenía en secreto. En cuanto lo vio aparecer, guardó bolsas y equipaje ligero en el maletero, entrando nuevamente al asiento de conductor con tal de poner el motor en marcha y colocarse el cinturón: —Ya lo sé, no me molestes… He elegido un día de mierda para la acampada, entendido —sí, acampada. Nadie más podría montar esa clase de planes en pleno invierno, pero ya no había vuelta atrás. Sus irremediables ganas por tumbarse al aire libre y observar el cielo hasta caer rendido en brazos de Morfeo eran razones de peso que hacían volar la cordura de un plumazo. Antes de pasarse a recogerlo, se había dirigido al parque en busca de un sitio amplio que les permitiera una buena vista y allí mismo situó una modesta tienda de campaña que se encontró de casualidad en la parte superior de su armario. Reuniendo todo lo necesario, ¿quién no lo aprovecharía? Por suerte, la calefacción del coche templaba sus temblorosos cuerpos con el fin de ayudarlos a entrar en calor mientras las ruedas y la gasolina los guiaban a su gran destino.
Wu Yi Fan
INTERNATIONAL

Mensajes : 92
Fecha de inscripción : 23/07/2014
Edad : 26
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ... 星夜的回忆 — Yi-Ge.

Mensaje por Wong Yi Bo el Vie Mar 13, 2015 5:12 pm

Estaba tan emocionado como a la par, carecía de ganas por aquella curiosa experiencia. No sabía qué pasaría al final de la noche ya que el frío pretendía darles, quizá, un final en urgencias o un final en alguna comisaría por hacer una acampada ilegal cerca de alguna zona protegida, nada era imposible. Su inquietud y desgano era tanto que su cabellera rubia parecía afectada por el estrés y esta tenía algunos cabellos fuera de lugar, como si estuviese intentando imitar el peinado de Einsten, o, como si le hubiesen dado un gran calambre, que venía a ser lo mismo. Aunque el mareo causado por las diferentes preocupaciones se esfumó durante los minutos que el desagradable frío congeló sus mejillas en camino al coche ajeno, un coche negro y elegante, por suerte nada demasiado lujoso, pero lo bastante bueno para tener la seguridad de que no se quedarían parados en mitad de la carretera, aunque quizá patinasen y acabasen de todas formas en urgencias, eso ya no lo podía negar. No llevaba mucho, solo lo necesario, lo que el más alto le había pedido, y todo lo que él había añadido por voluntad propia, estaba seguro que si la acampada la hubiese hecho con su grupo o con Yi Xuan únicamente, habrían llevado estufas portables, una caseta madera a madera y un gran arsenal de mantas y medicamentos; al menos Yi Fan le daba un poco de libertad (dentro de lo posible) y se sentía libre, libre de compañía, de compañeros de trabajo o de la obligación de ser un buen compañero y amigo. Adoraba a su grupo y el sentimiento crecía cada día, pero con ello también agrandaba el compromiso que tenía con ellos, y sin duda Yi Bo no era bueno comprometiéndose a nada. Siempre había roto sus promesas por problemas, pues aunque él intentaba ser un chico de palabra, los problemas de última hora caían y era tan inútil que no lograba buscar la solución adecuada. Odiaba esa sensación, al fin y al cabo hablar de Wong Yi Bo, era hablar de un chico terco, orgulloso y decidido, alguien que buscaba recibir la menos ayuda posible y a cambio, dar de él más de lo que era capaz.

«Calor...» fue lo primero que se le pasó por la cabeza en el momento que su trasero chocó contra el reconfortable asiento del coche y la puerta se cerró tras él. El frío se le había metido dentro y aunque quería enroscarse, hacerse un ovillo y simplemente hacerse invisible, acabó rígido como si fuese una estatua, con los pies levemente encogidos bajo su propio asiento ya que estaban tan fríos como su rostro, donde el rojo había acabado marcado en sus mofletes como si se tratase de una muñeca regordeta. Tan impertinente como siempre, recibió la mejor respuesta de todas, palabras tan irritadas como lo podía estar el mayor, una mala combinación cuando él mismo iba a responderle, en cambio se mordió la lengua (por la punta) y apretó hasta que sintió calambres tan ácidos como el peor de los venenos, algo que siempre le había parecido desagradable, pero muy efectivo. Podemos quedar otro día, supongo que no tengo tanto trabajo como lo puedes tener túladeó el rostro hacia su propia ventanilla, fijándose en las luces en movimiento que empezaban a dejar atrás, pasando a haber cada vez menos y con menor intensidad y colores, era la consecuencia de alejarse del centro de la ciudad, parecía que se cambiaba de ciudad con la diferencia de simples quinces minutos en coche. Estar tan rígido sin duda era lo bastante desagradable como para que su expresión fuese amarga y desagradable, una que no debía estar jamás en una cara de bebé como la suya, o eso le había intentado explicar un centenar de veces su madre, que a pesar de estar acostumbrada a su amarga personalidad, era quien más le había causado risas y actos tiernos que mantendría eternamente en secreto con ella, al menos hasta que a ella le diese por hacer el típico gesto de enseñar sus fotografías de infancia a todo quien preguntase por su hijo.

De nuevo le golpeó la cabeza la realidad: tenía las maletas en la puerta y por la breve experiencia que había tenido en su camino desde el portal hasta el coche, sabía que dormir en la calle no sería una opción ni queriendo, al menos si no quería morir en el proceso. Gege... ¿Crees que los alienígenas también serán desgraciados? —. Su pregunta fue tan tonta como significativa; con el rostro hundido contra una mano (apoyada contra su propia ventanilla) entrecerró los ojos para evitar el leve mareo que en ocasiones le proporcionaban los vehículos terrestres. Se sentía tan desgraciado como el protagonista de una mala telenovela, sin poder quejarse porque sonaba sobreactuado y en otro idioma imposible de entender. Apretó los labios para callarse y de nuevo su rostro se convirtió en un cuadro, más abstracto que cualquier cuadro de Picasso; su ceño estaba fruncido, sus labios apretados y su mirada brillaba por el desagrado de la situación. No sabía si estaba enfadado consigo mismo o con la situación en general, porque aunque le habían educado desde niño a que daba igual la edad que tuviese o lo mal que estuviese, debía trabajar sin descanso, después se replanteaba que era un niño y que debía tener derecho a equivocarse, llorar, equivocarse y despotricar como el adolescente que era. Aunque quizá porque estaba en plena adolescencia era por lo que aún seguía sin saber qué hacer con su vida; no quería pedirle un favor a nadie, no quería estudiar y con dificultad la empresa le comprendía, ya le habían echado más de una riña y eso había causado que quedase considerablemente acobardado. No era una mala persona, pero  tenía ciertos impulsos que le habían hecho alzar la voz a quien no debía y por ello, sus mejillas también habían recibido algún bofetón del que por suerte, nadie era consciente.

Cuando vio como hierba, flores y árboles era lo único que les rodeaba, suspiró con alivio, quitándose un gran peso de los hombros que iban relacionados a trabajo, amigos y familia. Su mirada perdió ese brillo malicioso y se volvió más frágil, no estaba triste, se sentía melancólico y solo, pero tenía demasiadas cosas buenas para decir que estaba triste. En el momento que sintió como el coche bajaba la velocidad y se dirigían a lo que parecía una zona silvestre pero limpia, cambió a una postura más correcta y se pasó una mano por el cabello bajo el gorro para colocarlo al menos de forma más decente, logrando que parte de los mechones ligeramente ondulados se colocasen en su sitio, era lo máximo que podía pedir, considerando que la locura en su cabellera había aparecido de un momento a otro, considerando que sus compañeros le habrían hecho algo, o habrían sido capaces de lamerse las manos y pasarlas por la cabeza como gesto típico de las madres de otra época. Un estornudo resonó contra su mano y para evitar cualquier comentario que tuviese que ver con que se abrigara más, salió rápido del coche y dio zancadas hasta el maletero, sacando todo lo posible y cargándolo de forma automática, no podía permitirse estar mal cuando había llegado a su destino, a esa noche que tanto había deseado. Yi-ge ¿Aquí?preguntó mientras dejaba caer una de las mochilas en el suelo, un espacio entre varios árboles grandes que les protegían por los costados, pero que frente a ellos les dejaba una gran vista que callaría la boca a cualquiera: un cielo negro lleno de puntos blancos y brillantes.
Wong Yi Bo
MALE IDOL

Mensajes : 22
Fecha de inscripción : 30/11/2014
Edad : 19
Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ... 星夜的回忆 — Yi-Ge.

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 12:45 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 :: the world :: china

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.